Crecer en familia

Revista para madres y padres: crianza, educación, psicología y salud.

HACIENDO «MATES» CON FLORES Y PIEDRAS LAS ESCUELAS INFANTILES AL AIRE LIBRE

bosc3 copia
TEXTO y FOTOS: PHILIP BRUCHNER

Son las 7.45 de la mañana y Clara, de 4 años, llega a su escuela. No hay puertas ni ventanas. Ni aulas. La suya es una escuela al aire libre; un modelo innovador de educación reglada para alumnado de 3 a 6 años, asentado en el norte de Europa y otros países, que desarrolla todas las actividades en un entorno natural, ya sea el bosque, el campo o la playa.
La escuela al aire libre de Clara dispone de cinco grupos situados en diferentes colinas públicas al borde de la ciudad de Friburgo, en el sur de Alemania. A cada grupo acuden veinte niños y niñas, acompañados por dos profesores y un estudiante en prácticas. Clara espera a una compañera. «A ver si ya ha llegado mi amiga Luisa. Sí, ahí está. Vamos a seguir construyendo la cabaña que empezamos ayer. ¡A ver cuánto avanzamos hasta que empiece la clase!»
Clara. -Mira, Luisa, ha venido Matthias. ¡Parece que ha encontrado algo!
Luisa. -¡Ay, qué pequeño y qué rojo!
Matthias. -¡Cuidado! ¡No lo rompas, es muy frágil!
Luisa. -¡Es una mariquita!
«A las 9.00, mis compañeros vienen corriendo desde los alrededores de la cabaña donde han estado jugando desde que llegaron.»
Las escuelas infantiles al aire libre (Waldkindergarten, en alemán) carecen, conscientemente, de algunas instalaciones tradicionales, que sustituyen por una cabaña o remolque. Este espacio, de entre 20 y 30 metros cuadrados, está equipado con una mesa grande, bancos, armarios y un perchero para los abrigos de los niños y niñas. Aquí se guardan pinturas, papeles, herramientas, instrumentos musicales y ropa de repuesto. También se utiliza como refugio en caso de tormenta, ventisca y granizo. Estas instalaciones, a menudo, no están conectadas a la red eléctrica ni equipadas con agua corriente. Disponen de un retrete orgánico o químico: «Si hay que ir al baño mientras estamos de excursión, tenemos una pala para enterrar las heces, y llevamos agua y jabón en la mochila para lavarnos las manos».
«Ya estamos todos. Nos ponemos en círculo, de pie y sin sillas, como siempre, y empieza la clase.»
Las sesiones son al aire libre. Se trabajan todas las competencias de la enseñanza básica, como la comunicación lingüística, las matemáticas y las competencias culturales y artísticas, siguiendo el currículo. Las actividades tienen un carácter muy participativo y suelen realizarse con materiales que provienen del medio natural.

bosc

«Silke, nuestra profesora, pregunta a Matthias si quiere enseñar lo que ha encontrado. Matthias da una vuelta al círculo, mostrando lentamente la mariquita a todos los niños y niñas, que miran atentamente.»
María. -Tiene cinco puntos. ¡Cinco años, como yo!
Lukas. -¡Y como yo! ¡Traen suerte las mariquitas!
«Yo todavía no tengo cinco años pero no pasa nada. Esta mañana he encontrado un trébol de cuatro hojas: cuatro años, como yo. También trae suerte, ha dicho mi madre.»
La profesora nos dice que busquemos cada uno tantos dientes de león como años tenemos. «¿Dientes de león?»
María. -¡Sí! ¿Te acuerdas? ¡Esas flores amarillas que crecen ahí!
«Debemos poner el número exacto de flores, que corresponden a nuestra edad, en varios tableros de madera. Esto es fácil, bueno, para mí… Voy a ayudar a Verena, que solo tiene 3 años.»

Hace más de 100 años que el movimiento de la escuela nueva se dio cuenta de la necesidad del contacto con la naturaleza y lo promovió en sus proyectos. Así mismo, el movimiento de la educación en el tiempo libre ha hecho bandera de las actividades en la naturaleza. Sin embargo, durante décadas no han existido escuelas al aire libre como tales.
En la actualidad, la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente e Interprende, apoyado por varios colaboradores, han formado una iniciativa bautizada como Bosquescuela. Entre todos, han adaptado este modelo europeo a la legislación española, convencidos de que se trata de una metodología sólida y de gran rigor, que fomenta el desarrollo global de los niños y niñas de 3 a 6 años. Desde la iniciativa Bosquescuela están impulsando la implantación de este modelo educativo dentro del marco legal de la educación reglada, iniciando un proyecto piloto en la Comunidad de Madrid que fue autorizado por la Consejería de Educación en septiembre de 2013.
EL SOFÁ DEL BOSQUE
«Son las 9.45 y ya está terminando la clase. ¡Qué rápido, a veces tarda una hora! Ahora nos toca decir dónde queremos ir hoy de excursión. Mi compañera Laura propone el Sofá del Bosque como lugar del día. Todos aceptan. Cada uno coge su mochilita y nos ponemos en marcha.»

En las escuelas infantiles al aire libre se suele realizar una excursión diaria a un lugar cercano, situado en el mismo bosque donde está la cabaña. Para llegar, los niños y niñas tienen que recorrer una distancia de entre medio y un kilómetro. Disponen de varios lugares del día para alternar los sitios. Cada uno puede ir a su ritmo y tomarse el tiempo que necesite para investigar cosas interesantes, siguiendo el principio de que el camino es el objetivo. «Matthias y sus amigos mayores conocen bien el camino al Sofá del Bosque y van los primeros. Yo prefiero ir más despacio, porque es un camino empinado. Esta mañana cuesta más porque ha llovido por la noche. Claudia y Bertha paran para mirar una huella en la tierra húmeda. ¿De qué animal es? Mis compañeros piden a los profes que se lo digan. Les dan un libro para comparar las huellas con las ilustraciones.»
«Llegamos al Sofá del Bosque a las 10.15. ¡Por fin podemos desayunar! Al cabo de media hora empieza el juego libre.

Hoy voy a conseguir subir al haya oscura, hasta arriba del todo. Matthias también quiere hacerlo e intentamos juntos alcanzar las primeras ramas. ¡Uy, qué difícil! Tenemos que buscar una buena estrategia, a ver si Lukas nos ayuda.» «Claudia y Bertha buscan más huellas en la tierra húmeda y han sacado otra vez los libros. Natalie descubre un ratón muerto. Las hormigas ya se han llevado la mitad.»

«En la fase de juego libre, los niños y niñas eligen con quién y dónde quieren dedicarse a algo. Cada acción nace de su propio interés y son siempre ellos quienes definen el grado de dificultad que pueden y quieren superar. De ese modo, tienen cada día varias ocasiones para arriesgarse y vivir experiencias límite que fomentan un aprendizaje profundo, porque alcanzan un estado de atención y concentración muy alto.» (Spitzer, 2005)

«La profesora nos llama a las 13.00 horas. Nos sentamos en el suelo debajo del roble torcido con la corteza de elefante. El sol me está calentando la cara con sus rayos. ¡Qué agradable! Silke cuenta un cuento muy emocionante y después volvemos andando a la cabaña. Yo voy corriendo porque el camino es cuesta abajo ¡y esto mola mucho!»
«Entre las 13.30 y las 14.00 llegamos a la cabaña. Veo a la madre de Luisa esperando en el césped. ¿Estará ya mi madre?»
Todas las evaluaciones realizadas llegan a la misma conclusión: el aprendizaje en la naturaleza fomenta la concentración, el comportamiento social, la motricidad, la creatividad y la relación con el entorno.
MÁS DE MIL ESCUELAS
Así es un día en una escuela infantil al aire libre, un modelo educativo implantado con gran éxito en el centro y norte de Europa, Estados Unidos y Asia. En Alemania, el número de escuelas infantiles al aire libre es superior a 1.000, normalmente concertadas, pero también promovidas y financiadas por entes públicos; algunas de ellas ofrecen sus servicios con jornada completa y la comida incluida. En Dinamarca, donde se fundó la primera escuela infantil al aire libre de Europa en la década de 1950, existen entre 200 y 300, y en Suecia hay en torno a 220, entre públicas y privadas.

Este tipo de escolarización es también muy frecuente en Noruega y Finlandia, países que obtienen buenísimos resultados en los estudios internacionales que evalúan el nivel educativo, como el Informe PISA. Las escuelas infantiles al aire libre –Forestkindergarden o Forest Outdoor Schools, en los países anglosajones-también están presentes en Suiza, Gran Bretaña, Austria, Estados Unidos, Japón y Corea del Sur. Además, en colegios ordinarios de estos y otros países se ha asentado la costumbre de pasar una mañana a la semana o una semana al mes en el bosque.
Todas las evaluaciones, realizadas en varios países, llegan a la misma conclusión: el aprendizaje en la naturaleza fomenta la concentración, la reducción del estrés, el comportamiento social, la resistencia contra enfermedades, la motricidad, la creatividad y la relación con la naturaleza. Peter Häfner obtuvo en el 2002 resultados sorprendentes en un estudio que realizó en la Universidad de Heidelberg: los niños y niñas que acuden a una escuela infantil al aire libre, una vez en Primaria, siguen mejor el contenido de la clase, prestan más atención, hacen sus deberes de forma más independiente, respetan mejor las reglas, resuelven conflictos de forma más pacífica, se expresan de forma más precisa, argumentan mejor su opinión, son más creativos en clase y tienen más fantasía.

bosc2
UN CONTEXTO IDEAL
Dos factores fomentan la adquisición de estas competencias en las escuelas infantiles al aire libre: la naturaleza como entorno de aprendizaje y la libertad. La naturaleza ofrece a los niños y niñas el entorno que necesitan para adquirir competencias, para llevar una vida feliz y exitosa, y para acometer con garantías su carrera escolar. La inmensa variedad del entorno natural ofrece un amplio abanico de posibilidades a la intra e interindividual diversidad existente en un grupo de niños y niñas: formas individuales de aprender, distintos ritmos, intereses y fortalezas. De la inmensa cantidad de espacio (en contraste con las restricciones de un aula) resultan, entre otras, dos grandes ventajas: menos conflictos de intereses y ausencia de estrés acústico. El segundo factor, la libertad, facilita a los niños y niñas que exploren, investiguen, experimenten, busquen, se arriesguen y desarrollen un espíritu emprendedor, al aprender a tomar iniciativas personales. Y junto a la libertad, una estructura diaria fija instaura un orden en los niños y niñas que, junto con unas reglas, garantiza que no se sobrecarguen.
En definitiva, el éxito de las escuelas infantiles al aire libre se basa en la sencillez de este modelo educativo, siguiendo el dicho “menos es más”: hay menos instalaciones, pero más espacios y una ratio adecuada de alumnado por profesor; hay menos actividades dirigidas y más libertad y desarrollo de autonomía; hay menos ofertas y más tiempo para dedicarse a las existentes; hay menos estrés y más relaciones relajadas; hay menos conflictos y más concentración en los contenidos; menos reglas, pero un mayor cumplimiento de las existentes.
Adaptación del artículo “Escuelas infantiles al aire libre”, pu­blicado en Cuadernos de Pedagogía, N.º 420, Febrero 2012. Barcelona. Wolters Kluwer.
https://i0.wp.com/bosquescuela.com/wp-content/uploads/2014/11/portrait-philip-150x150.jpeg

 

PHILIP BRUCHNER es educador infantil y licenciado en Ciencias Forestales. Es asesor pedagógico de los Ministerios de Educación de Suiza y Luxemburgo, y coordinador de la iniciativa Bosquescuela.

 

 

PARA SABER MÁS:

Bruchner, P. (2011): Kindergarten im Wald. Internes Fortbildungskonzept von Aktivnatur.

Freire, H. (2011): Educar en verde. Ideas para acercar a niños y niñas a la naturaleza. Barcelona. Graó.

 

 

Spitzer, M. (2005): Aprendizaje: neurociencia y escuela de la vida. Barcelona. Omega.

 

 

 ¿Y EN ESPAÑA?
Hace más de 100 años que el movimiento de la escuela nueva se dio cuenta de la necesidad del contacto con la naturaleza y lo promovió en sus proyectos. Así mismo, el movimiento de la educación en el tiempo libre ha hecho bandera de las actividades en la naturaleza. Sin embargo, durante décadas no han existido escuelas al aire libre como tales.
En la actualidad, la Fundación Félix Rodríguez de la Fuente e Interprende, apoyado por varios colaboradores, han formado una iniciativa bautizada como Bosquescuela. Entre todos, han adaptado este modelo europeo a la legislación española, convencidos de que se trata de una metodología sólida y de gran rigor, que fomenta el desarrollo global de los niños y niñas de 3 a 6 años. Desde la iniciativa Bosquescuela están impulsando la implantación de este modelo educativo dentro del marco legal de la educación reglada, iniciando un proyecto piloto en la Comunidad de Madrid que fue autorizado por la Consejería de Educación en septiembre de 2013.

Anuncios

Un comentario el “HACIENDO «MATES» CON FLORES Y PIEDRAS LAS ESCUELAS INFANTILES AL AIRE LIBRE

  1. Hortensia
    marzo 10, 2017

    También podéis encontrar información en la web de nuestra asociación EDNA Educadores en la Naturaleza. Saludos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en febrero 11, 2015 por .
A %d blogueros les gusta esto: