Crecer en familia

Revista para madres y padres: crianza, educación, psicología y salud.

Cosmética natural: a gusto en nuestra piel

32_34_cosmetica_naturalCosmética vegetal, una nueva generación de cosmética bio o la revolución de la cosmética interior. Más allá de las modas, conocer el funcionamiento de nuestra piel es el secreto para cuidarla, de forma sencilla y eficaz.
por J. Gabriela Fe Wenske

A día de hoy, sería interesante preguntarnos por los conceptos de “cosmética y cosmética natural”. En sus orígenes, la cosmética natural describía los tratamientos y remedios para mantener y embellecer nuestro cuerpo. Sin embargo, tras el desarrollo de una industria cosmética tan potente como la actual, vivimos la paradoja de preguntar por “algo nuevo” en el mercado (un producto fresco, respetuoso y eficaz, con componentes saludables…), cuando lo que andamos buscando resulta ser lo más antiguo y “original”, en el sentido etimológico de la raíz, es decir, que viene del origen.

Mi experiencia profesional y personal me ha hecho comprender que una cosmética verdaderamente natural cuida, mantiene y embellece nuestro cuerpo sin necesidad de resultar muy compleja, ni difícil de elaborar, ni de alto coste económico. En realidad es sencilla, no necesita conservantes si la usamos en fresco, es fácil de elaborar y nos trae cuidados y alegría genuinos. Y si preparamos nosotras mismas algún producto de cuidado personal con la consciencia despierta le otorga, además, un carácter único y especial.

Piel, cabello, uñas
Nuestra piel, pelo y uñas son capaces de regenerarse y de mantenerse sobre una base de respeto, de buena alimentación y una limpieza cotidiana con agua y algo de jabón de aceite vegetal. Se regenera con frecuencia, se limpia y expulsa células viejas mediante el sudor, y se protege produciendo grasa y una película natural de protección.

Si no rompemos este equilibrio perfecto (sobre todo con jabones que contienen tensitos), no tendremos necesidad real de usar tantos productos. Sin embargo, es cierto que las circunstancias que vivimos, la edad, el clima, el estrés o la contaminación de nuestro entorno cotidiano influyen en la salud de nuestra piel y pelo, y por eso es posible que requieran algo más de cuidados. La cuestión está en proporcionarnos estos cuidados sin romper el funcionamiento interno, en primer lugar, con el objetivo de reforzar, después, para proteger sin irritar y, en caso necesario, para cuidar con tratamientos suaves como el homeopático. Así, por ejemplo, a una piel muy seca la ayudaremos dándole nutrición, pero no demasiada, y preferiblemente estimulándola desde el interior para que se equilibre; a una piel grasa, también le aplicaremos algo de aceite para que deje de producir tanta grasa, en lugar de tratarla con productos secantes que, en un principio, cambian el cuadro pero que, en general, acaban consiguiendo que sustituya y compense lo que le quitamos, y de esta manera producen más y más grasa. Así que diferenciamos entre un buen equilibrio interno, estable y sano, y un efecto corrector muy visible pero con fecha de caducidad y con posteriores efectos contrarios.

Humedad y grasa
En su funcionamiento natural, la piel produce y se compone de humedad y de grasa, y éstos son también los componentes básicos de la cosmética natural, preferentemente de origen vegetal.

La humedad nos la ofrecen los llamados “líquidos ligeros”: por supuesto el agua y, también, las infusiones de hierbas, como la malva y la caléndula para la piel seca, o la borraja, el romero y la melisa para la piel mixta. También aportan humedad los destilados, que son las aguas que obtenemos de la destilación de aceites esenciales, y que resultan muy valiosos como loción limpiadora. Por ejemplo, el agua de rosas o de lavanda es adecuada para la piel seca y muy sensible, e ideal para lavar, refrescar y desinfectar las pieles especiales como las de la mujer durante la gestación, el parto y el posparto, y también para la piel del bebé. El agua de azahar es buena para refrescar una piel normal, y el agua de hamamelis o de romero, para tonificar la piel mixta. En general, los destilados desinfectan eficazmente, estimulan la producción de hormonas y, por tanto, el equilibrio de la piel, a la vez que aportan buen olor.

Además de ese almacén de recursos relativamente sencillos, tenemos algunos ingredientes excepcionales con los que cuidarnos. Por mi experiencia, uno de los mejores es el aloe vera, en jugo o en gel, que permite humedecer, astringir, limpiar y regenerar tanto como trasladar a las capas internas de la piel, las sustancias efectivas de las hierbas que le añadimos. Las propiedades del aloe vera son tan numerosas que muchos la consideramos la estrella de los recursos medicinales naturales.

Por otro lado, necesitamos la grasa en forma de aceites. Los aceites nos aportan la grasa que buscamos, que nos protege de influencias externas nocivas, pero también mantienen la humedad interna de la piel, sin cerrar sus poros, dejándola respirar y manteniendo su elasticidad.

Como aceite básico, nutritivo y, a la vez, duradero y económico, siempre recomiendo el aceite de almendras dulces. También podemos usar cualquier aceite vegetal de calidad, siempre prensado en frío: aceite de oliva, de sésamo, de aguacate, de germen de trigo, de cardo. Pero el aceite de almendras dulces destaca por su estabilidad (no pierde propiedades en muchísimo tiempo) y por la calidez que aporta a la piel que vamos a tratar. El aceite de jojoba, que en realidad es una cera vegetal, también es extraordinariamente nutritivo y rico. El aceite de nuez, por su parte, es un protector solar vegetal (factor 6 aproximadamente) muy eficaz.

Una base, muchas variaciones
Así que con un líquido ligero y un buen aceite vegetal, que podemos variar según nuestro gusto, situación y estado emocional, y añadiendo unas gotas de aceite esencial para mejorar su conservación, podemos obtener razonablemente bien los cuidados que necesitan nuestra piel y nuestro pelo.

Haztelo en casa:
Mezclando aceite con líquido (agitándolo siempre antes del uso, puesto que se separan), podemos obtener una buena emulsión para cuidados faciales y corporales diarios.
Según la piel y el tratamiento, usaremos:
Una proporción de 1:1 para obtener una loción corporal normal, para toda la familia. Por ejemplo, agua de rosas o de azahar y aceite de almendras.
Una proporción variable de 70 u 80% de líquido por 30 o 20% de aceite, para una loción facial o para una piel muy seca.

Y con esta base de elaboración podemos tratar necesidades concretas:
Para quemaduras o una piel estresada por el sol, aloe vera, infusión de caléndula o agua de rosas y aceite de almendras.
Para la piel con estrías por el embarazo o la piel con celulitis, aloe vera, infusión de cola de caballo y aceite de almendras con ortiga u hoja de abedul.
Para una función desodorante eficaz, añadiremos unas gotas de jugo fresco de limón al gel de aloe vera o aplicaremos directamente el jugo de limón sobre la piel (con precaución tras la depilación).
Para elaborar un buen champú, tomaremos gel puro y fresco de aloe (batido en la batidora para una textura más ligera), añadiremos unas gotas de aceite y un poco de esencia al gusto. Si, además, le añadimos pulpa de aguacate y papaya, tendremos una mascarilla excelente para el rostro y el cabello.
Para tener una pasta dental eficaz y suave, mezclaremos arcilla blanca con gel de aloe, infusión de salvia, y una gota de esencia de árbol de té.

Cuando nos animamos a indagar, jugar y descubrir la naturaleza y sus recursos, escuchando y respetando el hecho de que ella y nosotras somos en esencia lo mismo, no dejamos de sorprendernos. Y no cabe duda de que nos sentimos mejor cuando cuidamos así de nosotros mismos.

J. Gabriela Fe Wenske es naturista, herborista y asesora de salud y feminidad consciente.

Fe Wenske J.G. (Mayo y Junio 2011). Cosmética natural: a gusto en nuestra piel  . Crecer en Familia, num. 14.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en julio 12, 2013 por .
A %d blogueros les gusta esto: