Crecer en familia

Revista para madres y padres: crianza, educación, psicología y salud.

El nuevo novio de mamá (ideas clave para convivir con éxito!)

Andrés Rodríguez_4359106
por Eva Melús

Presentar una nueva pareja a los hijos no siempre es un paso fácil, sobre todo cuando ya no son tan pequeños. Respetar los procesos de adaptación y los ritmos de todos son buenas recetas para encarar los cambios.

Cuando los niños tienen a su alcance el amor que necesitan y son respetados sus ritmos, asumen con naturalidad los cambios en su entorno familiar. “La edad es un factor decisivo. En general, para los niños pequeños parece que les resulta más aceptable que sus padres rehagan su vida o que con los hijos de la nueva pareja formen una familia reconstituida”, argumenta la terapeuta Connie Capdevila, especialista en mediación para parejas en trámite de separación.(…)
Capdevila subraya que las criaturas necesitan un proceso de adaptación y recomienda no presentar una nueva pareja en los primeros meses después de la separación, porque cada cambio comporta riesgos y hay que reducir el número de cambios que se dan al mismo tiempo. “Como en otras situaciones, ellos no han escogido subirse a ese tren y hemos de ayudarlos en el viaje”, argumenta la psicóloga.

Ideas clave para la nueva situación
– Los niños y niñas necesitan tiempo para asumir la separación, pasar el duelo y acostumbrarse a la nueva situación familiar, antes de conocer nuevas parejas.
– Cuanto más cerrada esté la relación anterior y más respeto haya y se muestre hacia el otro progenitor, mejor se aceptará la nueva relación.
– Es importante dar un tiempo a la nueva relación de pareja antes de comunicarlo a los hijos e hijas y, sobre todo, hacerlo cuando sea una relación estable.
– Hay que comprender y aceptar las muestras de rechazo y “de prueba” de los hijos, que probablemente vivirá en los inicios la nueva pareja.
– Es importante no entrar en competencia con el otro progenitor ni tampoco contradecirlo: los hijos tienen que ver que la autoridad de su padre y de su madre se mantiene. Los conflictos entre los adultos los han de resolver ellos.
– Si la nueva pareja se instala en casa, habría que anunciarlo y prepararlo con tiempo, y aclarar los roles de cada uno: el padre y la madre siempre serán los que son. El “recién llegado” es un adulto que también cuida de los hijos y tiene autoridad, pero no es un sustituto del progenitor. Hay que tenerlo claro como adultos y explicarlo también claramente a los niños.
– Tanto la separación como la integración de una nueva pareja son procesos y decisiones adultas, pero afectan directamente a nuestros hijos e hijas. Habladlo todo con el máximo de naturalidad, respeto y comprensión hacia todas las partes implicadas.
M. À. Alabart

Para saber más:
Rodríguez, N.: Hermanos cada 15 días. Cómo encontrar el equilibrio dentro de las nuevas familias. Integral RBA Libros, 2008.
Lucas, P. y Stephane Leroy: El divorcio explicado a nuestros hijos. Editorial El Aleph, 2003.
Soler, S.: Una familia fuera de serie. La Esfera de los Libros, 2010.
Krauser, U.: ¿Cuándo se irán éstos? Editorial Juventud, 2011.

Eva Melús es periodista especializada en familia

(podeis leer el artículo entero en la revista Crecer en Familia número 14.

Melús E. (Mayo y Junio 2011). El nuevo novio de mamá . Crecer en Familia, num. 14.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: