Crecer en familia

Revista para madres y padres: crianza, educación, psicología y salud.

¡Vamos en bici!

por Eulàlia Garcia

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ir en bicicleta nos permite desplazarnos haciendo salud y sin contaminar el medio ambiente. Es útil, es ecológico, es saludable, pero sobre todo, para niños y niñas, es divertido.

Antes de que aprendan a caminar, desde muy pequeños ya tienen su propio triciclo y les fascina sentir el poder de agarrar el manillar y elegir hacia dónde quieren ir. También les gusta que los sentemos en la sillita de nuestra bicicleta y que les llevemos a ver mundo. A menudo, hacia los cuatro años, ya saben ir en una bicicleta pequeña y a base de práctica consiguen equilibrio y dominio hasta que pueden ir en ella de forma segura. Cuando un niño ya sabe ir en bicicleta, lo celebra toda la familia porque se hace mayor y porque los desplazamientos en bicicleta abren nuevos y desconocidos horizontes.

¿Dónde vamos?
A cada edad podemos aventurarnos con nuevos destinos. Al principio, buscaremos trayectos asfaltados o superficies muy lisas, sin pendientes y sin tráfico. En el entorno urbano, elegiremos parques, paseos y avenidas con espacio habilitado para ciclistas o peatones. En el entorno rural, buscaremos caminos llanos, explanadas no construidas, calles sin tráfico. Serán el escenario ideal para ir adquiriendo seguridad y dominio de la bicicleta: aprender a arrancar, aprender a frenar, a girar.
Hacia los seis años, los niños acostumbran a haber adquirido suficiente destreza como para ir de excursión: ir desde un punto de origen (casa, aparcamiento del coche) hasta un destino que ofrezca algún aliciente: una fuente, una torre de vigía de pájaros, la playa, una piscina, un parque con columpios, un picnic. Sigue siendo importante que el terreno sea llano, no sólo para evitar fatiga y desánimo, sino también para minimizar el riesgo de caídas y de rodillas raspadas. A partir de esta edad, y siempre en función de las posibilidades de cada niño o niña, ya podemos empezar a pensar en las vías verdes: antiguos trayectos de trenes que han quedado libres del tráfico rodado y que están perfectamente acondicionados para los ciclistas. Suelen estar ubicadas en parajes de gran belleza paisajística y tener infraestructuras que favorecen esta actividad: alquiler de bicicletas, facilidad de traslado al punto de origen en el que se ha dejado el coche, o establecimientos donde comer y beber.
A partir de los ocho años, los niños ya dominan la bicicleta, no se cansan tanto y las caídas son algo puntual. Es una edad perfecta para plantearnos el cicloturismo: trayectos en bicicletas preparadas con alforjas o cestas para llevar el equipaje que nos permitirán pasar más de un día viajando. Sacos de dormir, la tienda, un fogón pequeño y algo de comida, ropa adecuada y un mapa para guiarnos en un camino preparado en casa con antelación.

Algunos países reúnen las condiciones ideales para viajar en bicicleta:
Holanda, con una red de vías ciclables por todo el país que permite disfrutar de diques, playas, tulipanes y pueblos de ensueño.
Alemania, con infraestructuras parecidas y destinos tan atractivos como la ruta del Rin o la vuelta al lago de Constanza.
Francia, donde podemos seguir el canal del Midi o descubrir los castillos del Loira.
Austria, con la popular ruta que sigue el río Danubio.

Diversión segura
Es imprescindible que garanticemos la seguridad de todos, siguiendo unas normas básicas:
-La bicicleta tendrá la medida adecuada al niño o niña y el sillín estará a la altura que le resulte confortable. Comprar bicicletas demasiado grandes “para que le duren más tiempo” es poco recomendable y el niño tardará más en coger seguridad. Es mejor comprar bicicletas de segunda mano y cambiarlas cada dos años de modo que “crezcan” al ritmo del niño.
-Niños y adultos hemos de llevar siempre el casco (no nos olvidemos del valor de dar ejemplo). El casco ha de tener la medida adecuada y estar bien sujeto, de manera que no se desplace hacia atrás en caso de caída.
-Si circulamos de noche hay que llevar luz, no sólo para ver bien, sino para advertir de nuestra presencia a los demás. Es indispensable si circulamos por vías con tráfico motor.
-Hemos de enseñar a los niños y niñas las normas de circulación y recordárselas hasta que las tengan bien interiorizadas: pararse en cada cruce, mirar a los dos lados antes de incorporarse a una nueva vía, respetar semáforos, stops, peatones…

Puede ser un buen regalo • Un cuentakilómetros: saber a qué velocidad vamos y cuántos kilómetros hemos recorrido entusiasma siempre a los niños.
• Un candado que nos permita dejar la bicicleta bien atada cuando llegamos a destino o también si, a medio camino, el pequeño está agotado y tenemos que hacer cambio de planes.
Guantes que eviten manos enrojecidas y doloridas por largas bajadas, frío, o terrenos llenos de hoyos.

Algunas vías verdes en España

ASTURIAS
Vía Verde del Tranqueru. 1,2 Km. de tierra acondicionada. Entre Perlora y Xivares. Casonas asturianas. Campa Torres. Necrópolis del Monte Areo. Más de 30 dólmenes y túmulos de la Edad de Bronce. CANTABRIA – PAÍS VASCO
Vía Verde del Piquillo. 1,9 Km. asfaltados. Entre Ontón (Castro Urdiales) y Covarón (Vizcaya). Aquí se une con el paseo Itsaslur que acaba en la Playa de La Arena (Muskiz – Vizcaya). Vía verde colgada de acantilados.
LA RIOJA
Vía Verde del Cidacos. 34 Km. de firme mixto: asfalto y zahorra compactada. Entre Calahorra y Arnedillo. Un recorrido por tierras riojanas siguiendo las huellas de los dinosaurios.
CASTILLA – LA MANCHA
Vía Verde de Poblete. 4 Km. + 1 Km. de camino de servicio del AVE, de firme mixto: asfalto y tierra compactada. Entre Ciudad Real y Pobrete. Tras la estela del AVE, una ruta a las puertas de Ciudad Real.
EXTREMADURA
Vía Verde de las Vegas del Guadiana y las Villuercas. 56 Km. de firme mixto: asfalto y tierra compactada. Entre Logrosán (Cáceres) y Villanueva de la Serena (Badajoz). Dehesas, humedales y campos de labor.
ANDALUCÍA
Vía Verde del Almanzora. 11,8 Km. de tierra y grava compactadas. Entre el Cargadero de los Canos y el puente metálico sobre la rambla del Ramil (límite municipal Serón-Alcóntar). Serón. La Almería desconocida a través del Ferrocarril Guadíx-Almedricos.

Eulàlia Garcia es enfermera y madre de familia.

Garcia,E. (Marzo, Abril, Mayo 2009). ¡Vamos en Bici! (Los celos entre hermanos) Crecer en Familia, num.06

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en junio 4, 2013 por y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: